domingo, 6 de enero de 2013

Sus Majestades y el Licor

Perdón.....
Ayer antes de acostarnos, dejamos con Lolo al lado de la chimenea tres vasos con leche, unas galletas y tres chupitos de licor de hierbas.....
Lolo se durmió, y ante mi acostumbrado desvelo, aproveché para bajar y dar buena cuenta de los chupitos, porque si tengo que esperar a que los tres desgraciados coronados, bajen por mi chimenea y den salida a la viandas, voy dado.
Total que tras el chupito de Gaspar, que estaba como dios, vinieron el de Melchor y Baltasar, que iban mejorando con el tiempo.
Sentado en el bordillo de ladrillos refractarios de la chimenea, observando los paquetes que mi hijo rompería en unas horas, me pregunté: -Si fuera monárquico, me bebería alguno más por algún otro desgraciado "chupacuartos" por la gracia de dios..... pero como no lo soy, y ante una sed que me acuciaba, brindé por todos los niños del mundo, unas 14 veces más. Tan solo recuerdo ya, el espectáculo de leche que junto con migas de galletas, se desparramaban por la alfombra. Mientras, la baba iba cayendo lentamente de mi cabeza ladeada y un pequeño ruidillo salía del tiro de mi estufa natural.
Yo, enfrente borracho, tirado en la alfombra y rascándome un huevo por dentro del pantalón, descubrí que eran las seis de la mañana, y que una pantufla de un azul brillante se descolgaba hasta el suelo por el hueco de la chimenea.
La siguieron unos pantalones del mismo azul, una chaqueta brillante morada, y un tipo con barba blanca y ojos de buena persona. Detrás de el vinieron dos más, uno de barba pelirroja, y un negro guasón que me miraba y se reía.
Los tres vestidos como para bailar en una película de Bollywood......cuchicheaban mirándome.
Yo me cansé, junte fuerzas para levantarme y eructé. Aún borracho les di tal paliza que no creo que vuelvan a seguir a ninguna estrella nunca más. Juraban en arameo -esto es literal -
Sacié mi rabia republicana en aquellos tres "elegidos", creyendo que eran tres ladrones "asaltacasas", y me acerqué a la ventana para verlos salir magullados corriendo y doliéndose de las docenas de golpes recibidos.
Mi sorpresa fue, que afuera los esperaban tres camellos increibles. Enormes, lustrosos y que huyeron veloces tras montarse los jinetes en sus grupas.
Arancha y Lolo bajaban entonces por las escaleras de madera de las habitaciones, y al ver los juguetes Lolo desapareció con ellos y se dispuso a romper los envoltorios sin prestar atención a nada más. Pero Aran, tras ver mis nudillos ensangrentados, el salón patas arriba, la leche y las galletas por el suelo, y trozos de raso brillante de colores por el sofá y el suelo, me miró extrañada, limpió un hilo de sangre que bajaba por la comisura de la boca y me preguntó en silencio.......
Yo me permití unos segundos para pensar, -¿como le explico, con este aliento a licor, que los reyes sí existen?
Levanté mi puño al aire, erguí mi cabeza y orgulloso sollocé: Ni Dios, Ni Patria, Ni Rey, Ni Bandera.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

licor de hervas, negro guason, camellos, ostias, galletas, leche, armenios, sangre. No te muevas, salgo ahora a buscarte al huracan de benavente

Arancha dijo...

Jejejeje muy bueno!!! Ya me estoy imaginando la situación y te veo muy real en el papel!!! No dejes de hacerme pasar estos buenos ratos de lectura!!!

Isabel dijo...

Qué bueno, Ricardo, primeras carcajadas del día, gracias! Pero...entonces... tenemos que creer???!!!

Isabel (Yourisa....ya sabes que yo tengo un problema con las contraseñas, jeje)

Néstor dijo...

Una cosa está clara: el licor era bueno.

Nino Di Dio dijo...

Me he quedado sin palabras Amico mio. Mi chica favorida me habia contado tus cualidades literarias, y yo mismo habia leido algun poema tuyo dedicado a dos Islas del mediterraneo. Pero esto es realmente muy guenooo. Gracias Ricardo por regalarnos estos cuentos de Reyes. Poco a poco me leere los otros cuentos, y seguro que tendras otro fan por tus excelentes cualidades literaria.