lunes, 25 de febrero de 2008

La Huida III

De un verde intenso, y tranquilo como un día sin viento. Se sentó en unas escaleras que bajaban hasta una cala de piedras, buscó en su bolsillo y sacó el tabaco. Observaba al mar como si estuviera buscando los misterios que este guarda
en las profundidades. Sus ojos no estaban acostumbados a tan largas panorámicas y la sal que condimentaba la brisa le hizo gotear la nariz.
Buscó conchas, tomó el sol. Se bañó y probó el sabor de tan espectacular hallazgo. Saltó desde las rocas y corrió por la orilla hasta hacerse casi de noche. Luego se vistió. Tumbado boca arriba en uno de los jardines del paseo marítimo, escuchaba las olas en la orilla. Pensó en quedarse. El mar era motivo más que suficiente como para abandonar el viaje. Se imaginó pescando. Mayor y barbudo. Fumando en pipa mientras recogía el sedal. En un barco, proa al sol del atardecer, dejando atrás el pueblo. Se vió capaz de transformarse en lo que no era, de convertise en marinero curtido, de navegar en un mar sin dueño.
Frío y con temblores despertó del sueño. El tráfico en la calle era abundante y las miradas de la gente, las sentía como arponazos a traición.
Se puso en pié y se alborotó el pelo al rascarse. Mirando al mar pensó en intentarlo.
Adentrándose por las estrechas callejuelas del puerto, se sintió como al comienzo del viaje. Sin darse cuenta que había llegado al final.

4 comentarios:

brexa dijo...

Como que llego al final? No puede ser que nos dejes así!!! Tienes que seguir con la Huida IV!! jeje

Anónimo dijo...

Descarado......claro que si Brexa tiene que haber mas capitulos...(tiene que formar una familia, ver mundo navegando, etc). Pescar un gran pez espada y atarlo al bote y ser devorado por los tiburones......

Un beso a los dos. YETI

Tonylopex dijo...

Espero que estés guardando todo esto?

deguan dijo...

Eso, espero que sea un final pero de temporada, y en septiembre volvemos con las nuevas entregas.

Ya sabes que leo poco, osea, cero, asi que sigue escribiendo. COÑO.