martes, 12 de febrero de 2008

Paseando


El mar como un inmenso escaparate da color al paisaje dunar por el que nos movemos. La sal transportada en el aire, transforma los tonos, de las madrugadoras flores del final del invierno, palideciendo su vital color. El paseo de madera de la punta de la playa, nos dirige hacia la arena, mientras intercambiamos poses y enfoques en distintas fotografías. Aran y Tere charlan mientras Martita corre de un lado al otro sin descanso. Ni para sus tenis, ni para sus acompañantes. Edu, perdido en la distancia focal detrás de su cámara, camina pausado entre click y click. El sol, en su camino diario al abismo de agua que lo ciega, se muestra cálido pero no abrasador. Un nordés ligero, augura con sutileza la llegada del buen tiempo, y estropea las suaves olas que se acercan a Esquinita's Point esta tarde. Perdido en los sótanos del pasillo de madera, buscando el encuadre final, mi móvil estropea la quietud con un sonido apremiante. Del otro lado Carlos Pita, acabado de salir del agua, viene a nuestro encuentro. El paseo tiene propiedades analgésicas en mis ansias de surfear, y recapacito sobre las tardes futuras en compañía de mi pequeña/o aprendiz de humano... placidamente, ya en la orilla, organizamos la vuelta y una vez en la loma, concretamos la cena, juntos también. Una tarde más, lo hemos logrado. Sin surf, disfrutamos de esas otras cosas, que a veces, muchas veces, las olas nos impiden ver. Aunque sabemos que estarán ahí, ¿siempre?

4 comentarios:

KingMatt dijo...

Madre mia, hay que ver lo que sacas de un paseo, JAJAJAJA.
Muy guapas las fotos, ya intercambiaremos, las mias, penosas, como siempre, JEJE.

Un Saludo.

Tonylopex dijo...

Que pasada tío, vaya escritor que llevas dentro. Me gusta mucho eso se pueda disfrutar de la playa sin hacer surf, simplemente paseando por que eso para un surfista significa que ves la vida de una forma sosegada sin prisas y que sabes que ese baño llegara sin tener que agobiarte por la espera.

brexa dijo...

Jejeje, Ya me imaginaba que habías escrito algo mas en tu blog!! Mira que bien describiste el paseo del sábado por la tarde!! La verdad es que fue la mar de relajante, aunque teníamos a Martiña de un lado para otro!! jeje. Por cierto, tú tranquilo que sin surfear no te vas a quedar despues de que nazca lo que llevo aquí dentro!! Besiños y disfruta de la playa ahora que puedes... jajaja

Tonylopex dijo...

Jeje sin surfear no va a quedar, pero con las legañas algún día va a llegar a la playa y te lo digo por experiencia Brexa