miércoles, 9 de enero de 2008

De Donde Sale Toda Esta Gente


Quizás la enfermedad leve y temporal que me acompaña estos días, sea el motivo de esta reflexión. No es que no lo haya pensado nunca, solo que ahora tengo algo de tiempo para dedicarle, y me pica la curiosidad de saber de donde sale toda esa gente, que desde hace unos años aparece por la playa con extraños artefactos que flotan.
Hagamos recuento. Entre tablitas, tablones, corchos, piraguas, motos, cometas surferas, y los que aparecen con cosas más raras, véase colchonetas, lanchas “Toy”, neumáticos, etc... cuantas personas dedican todo o una parte importante de su tiempo libre a surfear, flotar, estorbar, es decir, pasar el rato en el pico..... Tras un intenso ejercicio mental, he llegado a una conclusión: MUCHA! Veamos, en una playa común, ni buena ni mala, en primavera, fin de semana, se juntan mas o menos treinta personas. Partiendo de que pongo como ejemplo mi zona, es decir, unos 50 Kms. de costa con unas 14 playas surfeables, suman 420 almas, a la espera de una última ola para salirse.
Y he aquí mi pregunta: toda esa gente, ¿qué hacia antes?

Caben varias posibilidades. Una es que la liga de “furbo” se acaba mas o menos cuando apetece ponerse a remojo, o sea que el hincha lava la bufanda y camiseta del club al que se siente unido hasta el último aliento, y las cambia por la lycra fosfo y un corcho de esos que traen pintado en la parte superior un BadBoy mal hecho. Cambia también el “garito” con supermegapantallaplana de 400 pulgadas, por el “chiringuito” de playa, y la cerveza de botellín por la caña playera. Le delatan, los collares de oro al cuello, las botas de futbito con calcetines altos y la toalla con el escudo del club.
Otra posibilidad es la del chaval estudioso que tras aprobar todo en Junio, sus padres le regalan un “ paipo” de los de dibujo de Mickey surfeando, con invento incluido de los de mejor no lo sueltes, un traje de Surf dos o tres tallas más grande, y unas gafas de sol de mercadillo, de las de mejor no utilizar con los ojos abiertos. En este caso, y tras varios sustos del tipo: -Pepeeeeeee, el nene no puede salir!!!!!!! Siguen el consejo del local que rescata al chaval y le compran unas aletas, cosa importante para que el niño pase la siguiente Navidad con la familia.
Otra opción, es la de novio/a abandonado por novia/o tras una larga relación, y que para recuperar el tiempo perdido, se embarca en esa ardua tarea que es buscar un “hobby”. Pues nada estos suelen tener un coche para desplazarse, así que lo primero son las bacas con neoprenos de esos bien cantosos. Luego compran una tabla y un traje, pero como no conocen a nadie, se dejan asesorar por el amable dueño del Surf-shop local. Resultado: Pukas 6’0, O`neill full equipe, juego de inventos y otro de quillas para las distintas condiciones que nos deparan nuestras playas, funda de viaje para tres tablas, lycra fosfo (esa que hacia tres años que estaba en el almacén), escarpines ultratech, y unos 600€ en ropa “surfer”, para no llamar la atención en la playa con esa ropa “normal” que llevas. Después de gastarse la extra y algo mas, el novio despechado piensa, coños! Que calor hace en Julio con todo esto en el agua! Y... ¿por qué se mueve tanto esta tabla? Esos bollos que le están saliendo, ¿serán del salitre? Atrás dejara los calurosos días de verano en los que, disfrazado de Surfer, miraba el mar desde el coche, preguntándose, ¿es normal que no haya olas en agosto? Y ¿será esta tabla la adecuada para aprender?
Mención aparte merece la última opción. Tanto por su cantidad, como por la calidad de los individuos que salen de las: ESCUELAS DE SURF. Que instituciones! Limpian, fijan y dan esplendor a la cultura surfera. Atesoran la verdad absoluta del arte del surfing. Pulen la creatividad y expresión del pupilo, clonando sus movimientos, gestos, etc. Fabricas de cromos carentes de alma, pero eficaces competidores e inmaculada imagen para futuros clientes de una industria ávida de campeones de brillantes colores y moldeable personalidad. Por sus actos les conoceréis. Cuando llegan, bebiendo un Actimel con bifidus activo, no miran el mar, estudian sus posibilidades. No saludan, hacen notar su presencia en el lugar. No dan parafa a la tabla, preparan el material, que siempre esta limpio, ordenado y preparado para su correcto uso. El traje, último modelo, huele bien!! Invento y quillas se intercambian según las condiciones, una equivocación en la elección del material y arruinaran el entrenamiento. Ah, no lo sabíais? Ellos no se bañan, Entrenan! Luego viene lo mejor. El estiramiento.45 minutos de ejercicios, nunca menos, así les decía el monitor, en los que enlazan infinidad de posturas eróticas, preparando el cuerpo, para una “sesión” de media hora. Eso sí, INTENSA. Ya en el pico, donde los demás charlamos y reímos, ellos atisban el horizonte buscando la ola que les deje desarrollar el movimiento a mejorar ese día. Su gasto energético en el agua es ínfimo. Reman lo justo y no hablan, no ríen, guardan las energías para LA MANIOBRA. Al final salen del agua, mojados como tú, fríos como tú y con el mismo hambre y sueño que tú, pero eso sí: ahora son mejores que cuando entraron.
Seguro que se os vienen a la mente imágenes de visitantes de vuestra playa, igualitos a los anteriores. Y por descontado que hay más clases, pero quedaran para otra ocasión.
A todos ellos expresarles mi respeto, ya que tienen todo el derecho de acercarse al Surfing, de la manera que les venga en gana. No seré yo, que pertenezco a un grupo de viejos barrigudos torpes que cogen olas, quien los mire mal. Un saludo e boas ondas!

19 comentarios:

Néstor dijo...

Jejeje que observador eres!!
Si que hay muchos de esos que van a pillar olas cuando los deja la novia y cuando se vueleven a echar novia no los vuelves a ver en el agua.Menudos persojanes.
Luego en verano tiene que haber algo más porque no es normal la de gente que ves en el agua ¿que pasa están todos sin novia?, ¿si todos los que se echan están sin novia, pq no tengo yo cinco novias?.
Luego viene el tema de las maniobras jejjee... un tema complicado porque a todos nos gusta saber hacer alguna cosilla jejej lo malo es cuando te obcecas y no ves más allá. como yo en mis tiempos mozos que iba con mi corcho me hacía cuatro 360º en una ola y me iba para casa más contento que un ocho jejje menudo retrasa.
Creo que eso también va cambiando con el tiempo.
Muy bueno el relato.Un saludo

KingMatt dijo...

JAJAJA. Muy bueno, chaval.
Buena radiografia playera.

Un saludo.

Natural Mystic dijo...

Joder que bueno!!me rei bastante y con cada ejemplo se me vino gente y situaciones a la cabeza..me quedo con lo que dice nestor..que pasa con todas las tias que dejan tirados a los novios?¿?¿??jajajjajaajajaja!!!

Tonylopex dijo...

Richy, hay una cosa que me alegra enormemente. Creo que no estoy en tu lista jejeje! No soy un friqui de playa. Pero bueno, como tu ya sabes el mar es de todos y cada vez va haber más gente, mientras las multinacionales sigan viendo el filón en el surf. A ti me da que no te mola mucho er furbo eh? Ya somos dos.
Un saludo y animo que la cosa va palante.

Tonylopex dijo...

Me alegro ver que estabas de mejor animo esta mañana. En la vida hay momentos difíciles, pero tu espera que a partir de unos meses si que vas a disfrutar y ver la vida incluso un poco más diferente.

Memories dijo...

Hola, en primer lugar decirte retratas bastante bien a toda la gente que aparece en la playa cuando se acerca el verano, pero me parece que todos empezamos de alguna de esas maneras y no somos ni mejores ni peores por ello.

Yo empecé en el año 86-87 con el típico corcho de 4000 pesetas verde y amarillo, con dos quillas y sin invento. Tampoco tenía traje y utilizaba la típica camiseta de algodón. Recuerdo que a algunos les compraban todo el equipo por haber aprobado (aquellos corchos blandos de color azul o amarillo que vendían en Taboada por 22000 pesetas y los trajes Body Glove o Rip Curl fosforitos que hacían furor), otros hacían pastilla con buguis de 35000 pesetas de aquellos tiempos e incluso los había que se fabricaban sus propios inventos con cuerdas de nylon y gomas del butano. Gente con trajes dos tallas más grandes porque los padres no podían permitirse comprarle al chaval un traje cada año, sobre todo en esas edades que a cualquier momento dan un estirón y la ropa no les sirve. Pero unos no eran ni mejores ni peores que los otros. Cada uno es cada uno y sus circunstancias no?

Recuerdo también a los que bajaban a la playa en su Alfa Romeo último modelo con la tabla y el traje en la baca del coche y no por ello les llamábamos snobs o el que se traía una Rusty super-fina y super-pequeña de USA y a duras penas se ponía de pie. También me acuerdo de otro que por fardar de tabla se compró una tan pequeña que tenía que surfear agachado casi agarrando los cantos. Los que se metían a sacar fotos con las cámaras de los “papis” y sólo se las quitaban a sus amigos aunque después te pidieran tu bugui para probarlo. También de los que se subieron al carro del surf ya de mayorcitos, cuando dejaron de tocar los instrumentos autóctonos gallegos, y ahora parece que llevan toda la vida en ello. Recuerdos y más recuerdos que me vienen ahora a la mente. Gente con aletas cortadas y buguis doblados que llegaban de canarias y nos enseñaban a coger olas. Te acuerdas de esta gente??

Te escribo estás líneas porque no me parece muy correcto hacer comentarios irónicos sobre la gente por el corcho que tiene, el traje que usa o por ir sólo en verano. La gente hace lo que puede. Algunos lo prueban y les gusta y poco a poco van conociendo los diferentes tipos de tablas, la historia del surf, deslizarse, … A otra gente le tira más la competición, ir a escuelas, hacer muchas maniobras, … Ahí está lo bonito del surf: divertirte en el mar con una camiseta y un “paipo” de los chinos, hacer un hang five en el tablón a lo Miki Dora en Malibú a mediados de los 60, dibujar líneas como Shaun Tomson en Jeffery’s Bay en el 70 y pico con una fish, o destrozar olas a lo New School con una 5’11.

Viva la variedad!!!

Ánimo! Be water my friend!

Xabre Surfboards dijo...

Memories, ¿leiste el último parrafo de lo que escribí? Be nice my friend

memories dijo...

Claro que lo leí. Después de todo lo que cuentas en los párrafos previos, en el último les muestras tu respeto?? No lo entiendo.

KingMatt dijo...

Hola memories. Das un monton de datos, bastante significativos, por lo que deduzco que conoces nuestro grupo de amigos.
Me siento bastante identificado con uno de tus parrafos:
''los que se subieron al carro del surf ya de mayorcitos, cuando dejaron de tocar los instrumentos autóctonos gallegos, y ahora parece que llevan toda la vida en ello'', Y me gustaria contestarte.
En primer lugar, yo no me subi al carro de nada, e igual que tu, tuve un corcho verde, amarillo y puntiagudo,(que me pague yo con mis ahorros) y una camiseta. Y lo hice por que vi a un grupo de gente haciendolo, y coger olas me gusto. En aquella epoca conocia a los que hoy son mis amigos de verlos por la playa, y nada mas.
El instrumento autoctono gallego, se puede llamar Gaita, hombre, que es mas corto, y nos entendemos todos. Ni llevo toda la vida en esto, ni lo parece, ni presumo de ello, faltaria mas.
Por ultimo decirte, que en el Post escrito por Ricardo, quizas haya cierta ironia.
Exactamente, la misma que en lo que has escrito tu.

Un saludo.

memories dijo...

Cierto, en mis comentarios hay cierta ironía. La verdad es que no tengo nada en contra de vosotros a nivel particular. Me llamó la atención el post porque utiliza una cierta “retranca gallega” a la hora de describir la gente que te puedes encontrar en la playa, y parece que se olvida de los comienzos que tuvimos nosotros.

Cuando voy a surfear procuro llevar un traje seco, y una bolsita con un taco de parafina, un raspador y una llave para las quillas. No es la primera vez que arruino un buen baño por no llevar parafina. Y tampoco sería la primera vez que pierdo una quilla por no revisar los tornillos. No por ello soy un pro ni entreno en vez de bañarme.

Hay más comentarios que me parece raro que los haga Ricardo, pero bueno a lo mejor es que estoy yo demasiado susceptible.

Y lo que tampoco entiendo es el comentario final. Me recuerda al chiste del borracho que lo detiene la Guardia Civil y les dice en toda la cara: “Sois unos cabrones, pero os lo digo con el máximo respeto”.

Adeu.

Realities dijo...

Caramba que Memoramdum el de memories. Es curiosa tu respuesta en la que comienzas diciendo: -retratas bastante bien a toda la gente que aparece en la playa cuando se acerca el verano... Para terminar: -no me parece muy correcto hacer comentarios irónicos sobre la gente... cuando por el medio no haces mas que describir lo mismo que Xabre.

O tu no has entendido nada de lo que escribe él ó ya me contarás que diferencia hay con lo tuyo, a no ser que sea que al final, como el, les perdonas la vida a tu manera.

Pues vale.

Chistes al margen, estas pasmao pero yo también te quiero.

memories dijo...

No entiende el que no quiere.

Puedes decir: "en la playa cuando se acerca el verano hay gente con paipos de los chinos, surferos con tablas último modelo, novios abandonados que prueban el surf, etc". A eso es a lo que me refiero. Enumera bastante bien el tipo de gente que te encuentras en la playa.

Otra cosa es hacer comentarios irónicos sin saber la situación de cada uno. Generalizar no es bueno.

Lo captas o estás pasmao?

realities dijo...

Si Alfonso

Xabre Surfboards dijo...

Gracias por lo de la "retranca gallega" me siento orgulloso. No capta la ironía denota cierta falta de inteligencia. Es simplemente un relato entretenido, si he herido tus sentimientos, lo siento.
Memories, ¿me conoces? o sólo me reconoces si me ves?? Venga tío, un saludo y aprieta las killas. Ah, y seré agua si me da la gana. No tengo por que adaptarme a ningún recipiente contenedor. Soy como me ves

Anónimo dijo...

Vaya complejos que tienes tío, quien quiere mejorar y progresar en la actividad que le gusta le llamas "cromo carente de alma". Seguro que sí tienen alma y más sana que la tuya, que es la del típico amargao de cualquier tiempo pasado fue mejor... el título del post lo dice todo "de donde sale toda esta gente", los demás son gente, salvo tú y tus colegas, guardianes de las esencias...

Xabre Surfboards dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Xabre Surfboards dijo...

Había escrito una contestación decente, para ti anónimo y la he borrado. Tus valoraciones sobre mi persona, son objetivas y no demuestran ningún respeto. Así que, mantente parapetado como anónimo y animo y disfruta.

jose dijo...

Hola a todos, por si alguien aún sigue este hilo me apetece aportar mi opinión:
En primer lugar tengo que decir que soy un recién llegado al mundo del surf, aunque con el mar tengo contacto de un modo u otro desde niño, ahora tengo 41 años.
Siempre me ha gustado el surf desde que hace muchos años lo descubrí por primera vez. Desde entonces lo seguí a distancia, desde la playa, por la tele, en revistas .... Empecé a observar no soló como surfeaba la gente, sino también como se comportaba dentro y fuera del agua. Como en todos los colectivos no se puede juzgar al grupo por el comportamiento de algunos, o de muchos, pero llegué a la conclusión de que hay gente que no entiende nada.
No pretendo decir a nadie cómo debe comportarse ni cómo debe pensar, ni yo ni nadie debe hacerlo, pero lo que si se debe hacer es respetar al prójimo.
Digo esto porque me he topado con gente que por el hecho de llevar más tiempo que yo en el agua, o por surfear mejor que yo, o por ser "local", o por estar con su grupo y yo sólo, o por algo que yo no sé o no entiendo .... por algún motivo se cree con derecho a decirme que me aparte ... ¿?
Este tipo de comportamiento sólo lo he encontrado en el surf, en ninguna de las otras actividades que realizo, en el mar o fuera de él, he encontrado un rechazo tan inmediato y gratuito.
Es cierto que también he coincido con gente que no responde a este estereotipo y hemos disfrutado del mar conjuntamente cada uno a su manera y siempre respetando al otro.
Hay muchas maneras de disfrutar del mar, la que cada uno elija no es mejor ni peor que la que elijan otros, el hecho de utilizar una tabla para "vivir" el mar es algo circunstancial, yo lo he disfrutado mucho y sólo en los últimos tiempos me he servido de una tabla.
Las olas estaban ahí antes de que a nadie se le ocurrise bajarlas con una tabla, y seguirán ahí cuando todos nosotros ya no estemos.
Disculpad si este no es el lugar para decir todo esto, pero ha sido aquí y ahora cuando me ha apetecido expresarme. No pretendo hacer una crítica ni que nadie se sienta aludido, sólo es una opinión personal.

En nombre de un mar que nos acoje. Paz.

Xabre dijo...

No creo que aludas a nadie en concreto, y mucho menos ofendes!
Creo que mi escrito no fue hecho con el objetivo de herir a alguien. Todo lo contrario. Todos tenemos cabida en la playa, siempre respetando las reglas y partiendo de la premisa básica de la educación. Nada diferente a cualquier otro aspecto de la vida misma.
Tu crees que le falto al respeto a alguien?
Gracias y un sincero saludo, Jose.